martes, 21 de febrero de 2012

EPISODIOS DEL VÖLKITSCH (6): KARL MARIA WILIGUT


Karl María Wiligut nace en Viena en 1866. Tanto su padre como su abuelo han sido militares, y a los catorce años el joven Karl continúa la tradición ingresando en la Academia Imperial de Cadetes de Breitensee, en Viena. A los dieciocho años es asignado al 99 Regimiento Austriaco acantonado en Mostar, Herzegovina. Mientras va ascendiendo grados en el ejército, Wiligut muestra ciertas inquietudes literarias, y en 1903 publica Seyfrieds Runen, una colección de poemas. La Gran Guerra lo sorprende, con el grado de comandante, en los Cárpatos, y allí entra en combate contra el ejército ruso. A lo largo de la contienda acumula condecoraciones, y en 1917 alcanza el grado de coronel. En 1919 se retira del ejército.

Hasta aquí su carrera militar, y es difícil determinar en que momento se inclina por el ocultismo. El caso es que al finalizar la guerra Wiligut es conocido y respetado en los círculos ariosofistas de Lanz von Liebenfels, y en 1920 un adepto de la Orden de los Nuevos Templarios se pone en contacto con él. Al igual que Guido von List, Wiligut afirma tener la facultad de contemplar el pasado, lo que le permite un acceso privilegiado a la historia ancestral de los germanos.


Pero la clarividencia de Wiligut es de más largo alcance que la de List. Llega hasta el año 228.000 a.C., momento en que la Tierra estaba iluminada por tres soles, y habitada por gigantes, enanos, y germanos poseedores de sabiduría sobrenatural. Era un mundo turbulento, pero en el 78.000 a.C. el clan de los Wiligotis, engendrado por la unión de los dioses del aire y el agua (y del que Wiligut es el último heredero), restableció la paz. La religión dominante de los germanos era el Irminismo (1), pero entonces surgió la religión cismática del Wotanismo. En 9.600 a.C. hubo una guerra entre los adeptos de ambas religiones que acabó con la crucifixión de Baldur-Chrestos, máximo profeta del Irminismo. En 1.200 a.C. los wotanistas destruyeron la ciudad sagrada de Goslar. Los irministas se retiraron a las Externsteine, que se convirtieron en su nuevo centro de culto, y el Wotanismo se mantuvo como religión dominante de los germanos. Ya en nuestra era, uno de los más famosos miembros de los Wiligotis fue Armin (o Arminio, o Hermann), que en el año 9 derrotó a las legiones de Augusto en el bosque de Teutoburgo (2). En el 800 Carlomagno venció a los sajones e impuso por la fuerza el cristianismo. Los Wiligotis, que continuaban fieles al Irminismo, emigraron a las Islas Feroe y después a Rusia, donde fundaron la ciudad de Vilna.


Al comenzar la segunda década del siglo XX, Wiligut comienza a sospechar que está siendo víctima de una conspiración, debida, sin duda, a su condición de último bastión del Irminismo. Sitúa el foco de la intriga en una improbable coalición de la iglesia católica, la francmasonería, y los judíos, a la que, de paso, culpa de la derrota bélica y caída del imperio de los Habsburgo. Para dar a conocer estos descubrimientos funda en Salzburgo “La escoba de hierro”, una liga antisemita. Mientras tanto, un antiguo camarada de armas lo embarca en un turbio negocio con desastrosos resultados financieros, lo que le provoca conflictos conyugales. La tensión es excesiva para Wiligut, que en noviembre de 1924 es ingresado, contra su voluntad, en el sanatorio mental de Salzburgo, lo que interpreta como una maquinación más de la conspiración judía. Se le diagnostica esquizofrenia agravada por megalomanía y delirios paranoicos, y permanece recluido durante tres años.

Sus seguidores no se desaniman por este percance, y continúan manteniendo correspondencia regular con él. Entre ellos se encuentra Werner von Bülow (3), que posteriormente se convertirá en Gran Maestre de la Sociedad Edda. Esta sociedad ha sido fundada en 1925 por Rudolf Gorsleben, un miembro de la Sociedad Thule salvado por escaso margen de ser asesinado por los comunistas en Munich. Gorsleben, como el propio Wiligut, está convencido de que las runas encierran un conocimiento oculto, y que descifrarlas permitirá acceder a él. En realidad la importancia cósmica de las runas es tal, según Gorsleben, que los distintos sistemas de cristalización de los minerales no son sino proyecciones geométricas de las distintas runas.


Gracias al apoyo de sus seguidores, al salir del sanatorio Wiligut puede continuar ejerciendo de oráculo del pasado germano. En 1932 abandona Salzburgo, Austria, y a su mujer, y emigra a Alemania. Es acogido en casa de Käthe Schaefer-Gerdau, mujer del tesorero de la Sociedad Edda, que organiza un círculo llamado “Los Hijos Libres del Norte y los Mares Bálticos” para que Wiligut los instruya. En 1933 un antiguo amigo presenta a Wiligut al SS Reichsführer Heinrich Himmler, que queda tan impresionado por la clarividencia ancestral de Wiligut que decide disfrutarla en exclusiva. En septiembre, Wiligut ingresa en las SS con el seudónimo de Weisthor. Es nombrado Jefe del Departamento de prehistoria e historia antigua de la Oficina Central de Raza y Asentamiento de las SS, con sede en Munich. Sus obligaciones no resultan agobiantes: estar a disposición permanente del Reichsführer para detallarle sus visiones. La correspondencia que mantienen Himmler y Weisthor a lo largo de 1934 demuestra que éste ha ganado completamente la confianza de su jefe. En ella pueden encontrarse, desde felicitaciones navideñas, hasta asuntos más serios como runología, cosmología en épocas prehistóricas, y poesía mitológica. En abril Weisthor es nombrado SS Standartenführer, grado equivalente a coronel. En septiembre es nombrado Jefe de la Sección VII (Archivos) de la Oficina Central de Raza y Asentamiento, y un mes más tarde es ascendido a SS Oberführer (4).


En 1935, en un intento de convertir en ciencia sus creencias, Himmler crea la”Deutsches Ahnenerbe—Studiengesellschaft für Geistesurgeschichte” (“Herencia Ancestral Alemana – Compañía para el estudio de la historia primigenia del espíritu”). En esos momentos Weisthor ha entablado una prometedora correspondencia con Günther Kirchhof, que ha descubierto la existencia de líneas de energía positiva y negativa que cruzan los continentes. En la primavera de 1936 ambos emprenden una expedición a la Selva Negra, y deciden haber descubierto un importante centro irminista en las cercanías del castillo Eberstein. Tras redactar un exhaustivo informe de 87 folios, lo envían a la Ahnenerbe. A partir de ese momento, confiando en el patronazgo de Weisthor, Kirchhof abruma a este departamento con sus hallazgos. Pero, a pesar de la mente excepcionalmente abierta de sus investigadores, la Ahnenerbe acaba cansándose de él.

Mientras tanto Weisthor ha conseguido convertir en un lugar de culto las Externsteine, y funcionarios de la Ahnenerbe se encargan de realizar visitas guiadas a miembros de las SS. El propio Himmler planea crear el cargo honorífico de guardián de las Externsteine, destinado a miembros relevantes de las SS que, con carácter previo a sus ascensos, vivirán allí durante un año impregnándose telúricamente de sus virtudes.


Ese mismo año Weisthor convence a Himmler para que convierta el castillo de Wewelsburg en centro espiritual de las SS. Su elección se basa en una leyenda que habla de la ‘batalla del abedul’, confrontación decisiva que tendrá lugar entre oriente y occidente en un futuro no determinado, que Himmler sitúa a 200 años vista. Los planes de Himmler para Wewelsburg son grandiosos, aunque prevé que finalicen hacia 1960 y, en todo caso, antes de la ‘batalla del abedul’. El castillo es decorado conforme a la mitología nórdica propuesta por Weisthor. A las habitaciones le son asignados nombres de héroes de la antigüedad, como el rey Arturo o Enrique I el Pajarero, de quien Himmler sospecha que es la actual reencarnación.


La confianza de Himmler en Weisthor no deja de crecer, y en la primavera de 1935 hace que se traslade a Berlín e ingrese en su oficina personal de asesores, la Hauptamt Persönlicher Stab Reichsführer-SS. A partir de este momento Weisthor se encuentra más ajetreado que nunca. Un coche oficial lo recoge todas las mañanas en su villa, en la exclusiva zona de Grunewald, para que pueda atender una agenda saturada de reuniones, despacho de correspondencia y viajes. Entretanto continúa supervisando el diseño del castillo de Wewelsburg, y aún le queda tiempo para elaborar un sistema de mantras para estimular la memoria ancestral, y para diseñar el Anillo de Honor de las SS, el Totenkopfring. El diseño muestra una calavera, símbolo de la permanente disposición a morir por lo ario, y cuatro grupos de runas, y en el futuro hará las delicias de los amantes del heavy-metal. Está previsto que sea entregado a aquéllos miembros del cuerpo que demuestren excepcional valor y disciplina, pero, una vez desencadenada la guerra, la práctica totalidad de los mandos de las SS tendrá uno. En 1938 Himmler ordenará que los Totenkopfring sean devueltos a Wewelsburg cuando su portador muera, y que sean enterrados en la cripta diseñada a tal fin. Allí el espíritu del portador vivirá para siempre en la comunidad.


En septiembre de 1936 Weisthor es ascendido a SS Brigadeführer, pero sus facultades mentales vuelven a decaer rápidamente. Contribuyen decisivamente a ello el estar sometido a medicación constante, y una creciente adicción al alcohol. En 1938 Karl Wolff, jefe de la Hauptamt Persönlicher Stab y superior directo de Weisthor, acude a Salzburgo y accede al historial psiquiátrico de su subordinado. Himmler recibe consternado la embarazosa revelación. En febrero de 1939 se anuncia a la oficina personal que Weisthor se ha retirado por motivos de salud. A pesar de todo, Himmler pide que le entreguen su daga personal y su Totenkopfring, que guardará con veneración entre sus efectos personales.
_______________________


(1) La semejanza entre el Irminismo de Wiligut y el Armanismo de Guido von List es tan tal que, si descartamos la posibilidad de clarividencia compartida, parece obvio que el primero leyó, con gran aprovechamiento, las obras del segundo.

(2) Armin se quedó además con los estandartes de las legiones, en las que se creía que residía la virtud del ejército y el espíritu de los soldados muertos en combate. Se dice que Augusto vagaba desconsolado por su palacio clamando “Varo, Varo, ¿dónde están mis águilas?”. Las águilas eran las que coronaban los estandartes. Varo, el nombre del general derrotado.

(3) La aportación más famosa de von Bülow al ariosofismo es el reloj de runas (a continuación)


(4) En las SS Oberführer era un grado intermedio entre Standartenführer (coronel) y Brigadeführer (general de brigada). Esta aclaración es por gentileza de D. EULOGIO.
____________________

Imágenes:
1.- Karl María Wiligut.
2.- Monumento a Armin en el bosque de Teutoburgo.
3.- Las Externsteine.
4.- El SS Reichsführer Heinrich Himmler.
5.- Miembros de las SS atendiendo una clase sobre runas.
6.- El castillo de Wewelsburg, cuya planta triangular fascinó a Himler y Wiligut.
7.- Torre norte de Wewelsburg, con el famoso “sol negro”, creado a partir de doce runas “sig”.
8.- El Totenkopfring.

viernes, 17 de febrero de 2012

EPISODIOS DEL VÖLKITSCH (5): RUDOLF VON SEBOTTENDORFF Y LA SOCIEDAD THULE

En 1916 una serie de disputas en el seno de la Germanenorden la llevan a su escisión. Envueltas, a su vez, en rencillas, las sociedades resultantes están muy probablemente condenadas a la extinción, pero hace su aparición un personaje singular.


Adam Alfred Rudolf Glauer nace en 1875 en una pequeña población cerca de Dresde. Parece ser que ingresa en la Escuela Técnica de Ilmenau, pero no finaliza sus estudios. Imposibilitado así de acceder a un empleo cualificado en Alemania, Alfred se enrola como fogonero en el carguero H.H. Meier. A partir de ahí deambula por el mundo a bordo de distintos barcos. En febrero de 1900, al recalar su nave en Australia, la abandona con otro marinero para probar fortuna en Coolgardie, que desde 1892 se ha convertido en destino de los buscadores de oro. La muerte violenta de su socio, y el hecho de que a su llegada el oro está comenzando a agotarse, inducen a Alfred a abandonar el proyecto. Se embarca de nuevo, llega a Egipto, y comienza a trabajar al servicio del terrateniente turco Hussein Pacha, amigo del Jedive (1) Abbas Hilmie. Allí asiste a la modernización del país bajo el protectorado inglés, y contempla sus conflictos con la religión y el nacionalismo. En una visita a las pirámides, un compañero le habla de sus proporciones (de las de las pirámides) y de sus supuestas claves para entender la astronomía y aún la astrología, y es en este momento donde parece despertarse el interés de Glauer por el ocultismo.


Al finalizar 1900 acompaña a Hussein Pacha a Turquía. Cerca de Bursa, Pachá está repoblando sus tierras con campesinos turcos provenientes de Rumelia Oriental, que en 1908 ha sido incorporada definitivamente a Bulgaria. Allí Glauer dirige la construcción de una carretera con Bursa, organiza una fábrica de ladrillos y una serrería, y, como en las tierras de Pachá abundan los nogales, firma un contrato para suministrar nueces a Nestlé. Entretanto, aprende el turco, entra en contacto con el sufismo y queda impresionado con los derviches giróvagos de la secta mevlevi, y quizás sea esta fascinación por girar sin ton ni son en torno al propio ombligo lo que determinará su posterior vocación nacionalista. En diciembre de 1901 entra en contacto con una familia judía de Bursa, que lo introduce en una logia masónica, y desde su apartamento en el distrito de Pera en Estambul organiza charlas esotéricas. En esta época adopta el nombre de Rudolf von Sebottendorff.

A comienzos de 1913 Sebottendorff vuelve a Alemania y se establece en Berlín. Su camino es difícil de seguir a partir de este punto. Se casa y vive en Dresde en una lujosa mansión, pero tiene que abandonar la ciudad acosado por rumores de origen incierto. En 1916, estando en el lujoso balneario de Bad Aibling en Baviera, mientras hojea distraídamente un periódico encuentra un anuncio de una de las facciones escindidas de la Germanenorden. Se dirige a hombres y mujeres rubios y de ojos azules que puedan demostrar una impecable ascendencia aria, y finaliza con tres misteriosas runas. Sebottendorff acude a una cita. Su interlocutor le habla de Guido von List, del conocimiento oculto en las runas, y de cómo los arios han perdido sus poderes sobrenaturales por la mezcla racial, especialmente con los judíos. Sebottendorff se entusiasma con el proyecto. En pocos meses consigue revitalizar la moribunda orden, y en 1918 es elegido Maestre de ella en Baviera.

Las reuniones de la orden se celebran en el lujoso hotel Vierjahreszeiten de Munich. La orden cambia su denominación por “Sociedad Thule”, y un nuevo emblema es diseñado. La ideología de la secta es un cóctel Völkisch, antisemita y ariosofista, en el que Guido von List y Lanz von Liebenfels son ingredientes esenciales. Los adeptos de Thule pertenecen a la clase alta de Munich: abogados y jueces, profesores universitarios, miembros de la nobleza y ricos comerciantes, como los propietarios del Vierjahreszeiten. Entre ellos se encuentran algunos de los que posteriormente serán relevantes autoridades del partido nacional-socialista: Alfred Rosenberg, Rudolf Hess, Gottfried Feder, Hans Frank y Wilhelm Frick.


En julio de 1918 Sebottendorff compra el Münchner Beobachter, un periódico local, y le añade una sección deportiva para atraer jóvenes a los que adoctrinar en la visión de la Sociedad Thule (2) . Por otra parte, con el fin de atraer a segmentos más bajos de la población, en otoño de 1918 Sebottendorff encarga al periodista deportivo y miembro de Thule Karl Harrer la formación de un círculo obrero. El miembro más activo de este pequeño grupo es Anton Drexler, que insiste desde el principio en crear un partido político obrero. El 5 de enero de 1919, en el bar del hotel Fürstenfelder Hof, es constituido solemnemente el Deutsche Arbeiterpartei (DAP) (Partido Alemán de los Trabajadores). El miembro de la Sociedad Thule, y anteriormente de la Germanenorden, Friedrich Krohn, experto en ariosofismo y poseedor de una biblioteca de 2.500 volúmenes de temática Völkisch, aporta la esvástica como símbolo del nuevo partido.


En noviembre de 1918 Kurt Eisner, del Partido Social-demócrata Independiente Alemán, frente a una multitud reunida en el Prado de Teresa de Munich (3), proclama unilateralmente la república socialista bávara. Luis III Wittelbach se da por enterado, huye con su familia, y se convierte en el último rey de Baviera. La sociedad Thule asiste consternada a los acontecimientos. Tras reunirlos a tal efecto, Sebottendorff arenga a sus miembros y finaliza exhortándolos a luchar “hasta que la esvástica se alce victoriosa de la oscuridad helada”. No se queda en las palabras, y emprende dos líneas de acción. Una, planear el secuestro de Eisner; otra, organizar un grupo armado contrarrevolucionario: el Kampfbund Thule. El intento de secuestro fracasa, pero la Sociedad Thule acaba de rebote con Eisner. En febrero es asesinado por el conde Arco auf Valley, humillado por no haber sido admitido en Thule al no haber acreditado su pureza racial, y deseoso de demostrar su patriotismo por otras vías. Tras la muerte de Eisner un nuevo gobierno de coalición es constituido, pero en abril es depuesto por un golpe anarquista-comunista, y se ve obligado a huir a Bamberg. Se proclama la República Soviética de Baviera, e impone un régimen de terror únicamente mitigado por su chapucería. Se suceden los decretos revolucionarios, y un sucedáneo del Ejército Rojo, compuesto por soldados en permanente embriaguez, impone su ley. El 25 de de abril los comunistas asaltan la sede de la Sociedad Thule y arrestan a siete de sus miembros. Son llevados al Luitpold Gymnasium, donde, a los cuatro días, son asesinados. Cuatro de ellos pertenecen a la alta nobleza, incluido el príncipe Gustav Thurn und Taxis, cuyos descendientes aparecerán con asiduidad en las revistas del corazón. Mientras tanto, desde Bamberg se ha organizado una expedición para liberar Munich, y, simultáneamente dentro de la ciudad Kampfbund Thule lidera una rebelión. El 1 de mayo, la República Soviética de Baviera llega a su fin, para alivio de sus súbditos.


Tras su experiencia como paraíso comunista, Baviera se convierte en campo abonado para el nazismo. En septiembre de 1919, en una reunión del DAP, Drexler asiste a una discusión entre varios participantes, y queda impresionado por la capacidad para la oratoria de uno de ellos. Es Adolf Hitler. En realidad ha acudido a la reunión como espía del ejército, pero es cautivado a su vez por las dotes de Drexler. En noviembre se afilia al partido como miembro nº 55. El 20 de mayo de 1920 el partido cambia su nombre por el de Deutsche Nationalsozialistische Arbeiterpartei (NSDAP), Partido Nacional-Socialista Alemán de los Trabajadores. Su símbolo será el propuesto originalmente por Krohn: una esvástica dextrógira en un círculo blanco sobre fondo rojo. No obstante Hitler impone su predilección en cuanto a la su dirección de la esvástica, y la esvástica nazi se convierte en levógira.


Entretanto comienza el declive de Sebottendorff a quien en la Sociedad Thule han culpado de la muerte de sus miembros por su negligencia al no haber sabido ocultar convenientemente sus archivos. En 1933, unos meses después de que los nazis accedan al poder, escribe “Antes de que Hitler llegara: los comienzos del movimiento Nazi”, en el que describe, con bastante fundamento, la importancia de la Sociedad Thule en el nacimiento del NSDAP. Pero Hitler encuentra el libro presuntuoso y ofensivo, y Sebottendorff cae también en desgracia ante los nazis. En 1934 vuelve a Estambul, y se ofrece a los servicios secretos de la embajada alemana, cuyo encargado lo encuentra educado y amable, pero poco útil. El 9 de mayo de 1945 el mariscal Keitel firma la capitulación incondicional de la Wehrmacht, y Sebottendorff decide celebrarlo arrojándose al Bósforo, acabando así con la vida del aventurero que ha establecido una línea directa entre el ariosofismo y el partido nazi.


_____________________________

(1) Virrey de Egipto, nominalmente vasallo del sultán otomano de Estambul aunque desde 1882 estaba bajo el protectorado de Inglaterra.

(2) En noviembre de 1920 las acciones del periódico serán adquiridas por el Partido Nacional Socialista, que cambiará su nombre por el de Völkischer Beobachter y se convertirá en su primer periódico oficial.

(3) Como si los bávaros estuvieran condenados a encasillarse en su arquetipo, muchos de los acontecimientos políticos del siglo XX están relacionados con la cerveza. Hitler acostumbraba a realizar sus mítines en la Staatliches Hofbräuhaus, el NSDAP tenía su sede en otra cervecería, la Sterneckerbräu, y el Putsch de 1923 comenzó en el Bürgerbräukeller. En cuanto al Prado de Teresa, en el que Eisner proclamó la república socialista bávara, actualmente es el escenario del Oktoberfest. Obsérvese, además, el gran parecido que tiene el escudo de Munich de la época nazi con la etiqueta de una cerveza.


________________

Imágenes
1.- Busto de Sebottendorff.
2.- Buscador de oro en Coolgardie.
3.- Emblema de la Sociedad Thule
4.- Portada del Völkischer Beobachter
5.- Carnet del DAP de Adolf Hitler
6.- Emblema del NSDAP
7.- La Staatliches Hofbräuhaus.
8.- Escudo de Munich en la época nazi.

sábado, 11 de febrero de 2012

EPISODIOS DEL VÖLKITSCH (4): THEODOR FRITSCH Y LA GERMANENORDEN


Theodor Fritsch nace en 1852 en una familia campesina en Wiesenau, cerca de Leipzig,. En esta ciudad realiza sus estudios, y adquiere los conocimientos técnicos necesarios para el diseño y mantenimiento de molinos. Adicionalmente desarrolla ciertas habilidades para la organización, y en 1880 lanza su primera publicación, el “Periódico de los pequeños molinos”, título que en alemán suena menos cursi. Dos son las preocupaciones básicas de Fritsch. La primera, la protección de los pequeños artesanos y comerciantes (1), a los que considera seriamente amenazados por el avance del capitalismo industrial y las grandes compañías. La segunda, los judíos, a los que considera responsables de todo lo anterior. En 1887 escribe su ”Manual de la cuestión judía”, más conocido como “Catecismo antisemita”, que en el Tercer Reich se convertirá en uno de los libros de texto de su particular educación para la ciudadanía.

En 1889 se celebra en Bochum una peculiar conferencia antisemita internacional, a raíz de la cuál nacen dos partidos alemanes antisemitas con vocación parlamentaria, el Partido Popular Antisemita, y el Partido Social Alemán. En realidad lo que distingue a estos partidos no es su antisemitismo, algo que comparten otros, sino el convertirlo en el núcleo central de su ideología y de su programa. Fritsch permanece ajeno a ambos, porque cree que la fragmentación de los antisemitas dificulta sus posibilidades electorales y que su mayor posibilidad está en la actividad extra parlamentaria. Tras algunos intentos frustrados, en 1902 funda el periódico Hammer, de tirada mensual en su origen y posteriormente quincenal. Además, comienza a organizar una especie de club entre los lectores del periódico, con sedes en varias regiones.

Fritsch se inspira en los autores que, en el último cuarto del siglo XIX, han intentado dotar al racismo alemán de un barniz científico. Por ejemplo Wilhelm Marr, autor de “La victoria del Judaísmo sobre lo Germano considerada desde un punto de vista no sectario”, cuyo sorprendente título parece revelar las dudas del autor sobre su ecuanimidad. O Eugen Dühring, profesor de economía y filosofía en la Universidad de Berlín, que había escrito “La cuestión judía como cuestión de raza, moral, y civilización”. La peculiaridad de estos autores se encuentra en que sitúan el origen de la indiscutible maldad de los judíos, no en su religión, sino en su sangre, lo que hace imposible su redención. Y, consiguientemente, los encamina al matadero. En 1911 Fritsch publica “El falso Dios”, donde defiende la naturaleza parásita de los judíos y exige su separación de la sociedad alemana y la privación de todos sus derechos, solicitud que no sería atendida hasta 1935 con la promulgación de la Leyes de Nuremberg.


Las elecciones al Reichstag de enero de 1912, en las que los socialdemócratas ascienden de 43 a 110 escaños, alarman profundamente a Fritsch, que se embarca en la creación de una organización para adoctrinar a los alemanes en los valores arios, es decir, en el odio a los judíos. Nace así el Reichshammerbund, una confederación de todas las agrupaciones Hammer existentes hasta eses momento. Pero Fritsch, como tantos otros europeos, cree firmemente en la existencia de una conspiración secreta judía destinada a dominar el mundo(2). Por eso, para combatir al enemigo con sus propias armas, crea a su vez una organización secreta paralela al Reichshammerbund: la Germanenorden (Orden de los Germanos). En ambas organizaciones ocupan puestos clave ariosofistas discípulos de Guido von List. Por eso, el órgano de dirección de la primera se denomina el Armanen-rat, y se escoge como símbolo de la Germanenorden una esvástica superpuesta a una cruz. Los iniciados a la orden son recibidos con los ojos vendados por los adeptos, que cantan el coro de los Peregrinos del Tannhauser de Wagner y dibujan esvásticas. A continuación son conducidos ante el Maestre de la Orden que, armado con la lanza de Wotan, les toma juramento. Y todo así.

Mientras tanto Fritsch continúa publicando propaganda antisemita, entre ella los “Protocolos de los Sabios de Sión”. Y también “El judío internacional”, editado por el industrial norteamericano Henry Ford.


¿Henry Ford? Pues sí. Una vez que esa tosca colección de patrañas antisemitas conocida como “Los Protocolos de los Sabios de Sión” se ha popularizado en Rusia, se ha extendido por el mundo con diferente grado de éxito dependiendo de la predisposición antisemita del país receptor. No es extraño, por tanto, que haya triunfado en Alemania, Francia, y Polonia, y que haya pasado sin causar gran impresión por Italia. Más sorprendente resulta que, en Inglaterra, periódicos como The Times hayan dedicado a los Protocolos una seria atención, y muy notable es lo que ocurre en Estados Unidos. De mayo a octubre de 1920 el Dearborn Independent, periódico de Henry Ford, se dedica a publicar una serie de artículos basados en los Protocolos, estos artículos se recopilan finalmente en un libro, ”El judío internacional: primer problema del mundo”. El Dearborn tiene una tirada de 300.000 ejemplares, y el prestigio de Ford consigue que el “El judío internacional” coseche un gran éxito. Es traducido a dieciséis idiomas, incluido el alemán, y de este modo los Protocolos, esta vez en su versión americana, vuelven a triunfar en Alemania. El propio Hitler considerará que tiene una deuda de gratitud con Ford, y durante años tendrá en su escritorio una foto suya. Hay que decir que, ante el revuelo producido en su país, donde el propio Wilson ha criticado duramente las publicaciones del Dearborn, el magnate se ve obligado a retractarse, pero sólo de boquilla. De hecho, está tan convencido de la existencia de una organización secreta judía dedicada a conspirar para dominar el mundo, que ha organizado un cuerpo de detectives para encontrarla. El antisemitismo siempre encuentra un campo abonado entre los pequeños comerciantes que ven una amenaza en el progreso, y por eso resulta asombroso que el inventor de la cadena de montaje, y ejemplo de la modernidad, comparta esta inquietud. La explicación de esta paradoja está en que, en el fondo, Ford detesta la modernidad y siente una gran nostalgia por la era preindustrial (3).


Hay que decir que el mito de la conspiración judía es extraordinariamente adaptable a las fobias de cada uno. De este modo, los judíos han podido ser sucesivamente acusados de conspirar para traer la Revolución Francesa, el liberalismo, el capitalismo industrial, y el bolchevismo. “El judío internacional” imputa a la conspiración judía un cargo adicional: el de acabar con la moralidad puritana y las buenas costumbres. De hecho, culpa a los judíos de haber diseñado en la sombra la nueva ropa de sport americana (3).


____________________________

(1) La utilización de la inquietud de los pequeños comerciantes ante el avance de las grandes compañías sigue siendo utilizada por los movimientos de masas. Por ejemplo, el nacionalismo catalán siempre se erige en defensor de los “botiguers” contra los grandes hipermercados.

(2) La historia de esta creencia es tan sorprendente que merece una entrada aparte en esta serie sobre el Völkitsch. Los Protocolos de los sabios de Sión es su fruto más famoso.

(3) Esta, al menos, es la explicación que da Norman Cohn.

(4) Quizá por esa la más famosa marca de vaqueros se llamará Levi’s.
_____________________


Imágenes:
1.- Theodor Fritsch.
2.- Eugen Dühring.
3.- Henry Ford.
4.- Portada del “Dearborn Independent”.
5.- “El judío internacional”.

domingo, 5 de febrero de 2012

MALLORCA ON THE ROCKS

No he podido preparar el episodio semanal del Völkitsch, porque estamos muy entretenidos con la ola de frío siberiano-balear. Esta es la vista desde casa y el jardín. La temperatura del interior de la casa es similar a la del exterior, pero, al menos, no hay nieve.